Capaya es sentenciado por tráfico de influencias

En particular se los acusa de ser autores de la firma de cinco contratos relacionados a la rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas en los que se favoreció a la empresa Legadoil.
En particular se los acusa de ser autores de la firma de cinco contratos relacionados a la rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas en los que se favoreció a la empresa Legadoil.
FOTO: Foto: El Telégrafo/archivo

El exministro de Hidrocaburos Carlos P.Y, alias Capaya, fue sentenciado este viernes  a 6 años y 8 meses de privación de libertad tras ser hallado culpable del delito de tráfico de influencias.

El diario El Telégrafo precisó que el Tribunal Penal, integrado por los jueces Paola Logroño, Ignacio Carrasco y Luis Manosalvas, emitió sentencia condenatoria por el delito de tráfico de influencias en contra del exministro de Hidrocarburos Carlos P. Y. (Capaya), Frankie S. , Samuel V. y Diego R.

En particular se los acusa de ser autores de la firma de cinco contratos relacionados a la rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas en los que se favoreció a la empresa Legadoil.

Petroecuador, en su calidad de víctima, pidió una reparación integral de $ 4'876. 678, mientras Fiscalía retiró la acusación contra Marcelo C. y Carlos Q., por no haber los suficientes elementos y por lealtad procesal.

Tanto Capaya, Frankie S., Samuel V. y Diego R. fueron sancionados también a pagar 12 salarios básicos de multa y reparación integral de $ 4,8 millones, que debe ser pagado solidariamente. En la audiencia intervino por una hora Capaya vía videoconferencia.   

Durante la audiencia de juicio- que duró 4 días- la Fiscalía presentó el informe pericial en contratación pública en cuyas conclusiones se señala que los contratos analizados fueron adjudicados a través de una carta de intención, figura que no está contemplada en la normativa del Sistema Nacional de Contratación Pública ni en el Reglamento de Petroecuador.

Los contratos fueron regularizados posteriormente, aplicando la modalidad de régimen especial por giro específico del negocio, lo cual no es un procedimiento regular. Asimismo, reiteró lo dicho por otros testigos cuando señaló que los contratos complementarios no fueron el resultado de causas imprevistas o técnicas. Además, que en ningún caso existieron estudios técnicos previos para establecer las especificaciones de los servicios a contratar ni el presupuesto referencial. (I) 


Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: