Franco Figueroa trae su mensaje de amor universal a Ecuador

Para el cantautor de 25 años, el acercamiento con la religión inspiró su música.
Para el cantautor de 25 años, el acercamiento con la religión inspiró su música.
FOTO: Medios Digitales

Para el cantautor de 25 años, el acercamiento con la religión inspiró su música.

“Mi vida era algo así como una serie de terror con situaciones que nunca le desearía a nadie”. Así describe el artista chileno Franco Figueroa la dura niñez por la que tuvo que pasar antes de poder iniciar su carrera musical.

“Vi como Dios transformó a mi familia. Yo vengo de una muy mala historia, pero convertido en buen final. Mis padres vivían muchas dificultades en casa”, recuerda en entrevista con PúblicaFM.

Su madre acudió a la religión y- en sus palabras- vio cómo esta perspectiva de vida restauró lo negativo que estaba pasando. “Las tinieblas que habían de alcohol, de vicios, fueron sanándose”, afirma.

Para el cantautor de 25 años, el acercamiento con la religión inspiró su música.  Estas canciones nacieron como desahogo personal, sin embargo, se dio cuenta que estaban ayudando a otras personas. “Muchas veces me decían por la calle que uno de mis temas los había ayudado a salir de un proceso tumultuoso en su vida y que siga cantando para inspirar”.

Inició este camino escribiendo frases en Facebook y subiendo videos a YouTube con el objetivo de convertirse en un “líder positivo” en el continente.

Su meta estaba clara y para conseguirla se propuso participar en dos realities para músicos en su país natal. En 2012 audicionó para “El Mejor de Chile” y “The Voice”, en 2015. En ambos programas quedó como finalista.

“Mi deseo no fue obtener el premio, sino “agarrar” plataformas, las mismas me permiten hacer lo que hago. Mucha gente se cierra a la fé, pero no tanto a un ex participante de talentos”, dice entre risas.

 “Sé que no todas las personas creen en Dios y me acerco a ellas respetuosamente, nunca levanto una bandera de revolución, ni soy invasivo con la fé. Yo la presento como un camino”.

Es el tercer año consecutivo que visita Ecuador y cuando lo hace trata de quedarse un mes completo para recorrer la mayoría de ciudades, compartiendo su música, sus libros y sus  conferencias acerca de cómo Dios, a través de la música, “sana, bendice y ayuda al corazón de las personas”.  

“Encontré un poder de influencia en la música y en las redes sociales”, afirma. Y es que a través de las plataformas digitales, ha podido encontrar un nicho de personas que lo siguen en Latinoamérica y Europa con mensajes de ayuda. Figueroa “disfraza” estos mensajes con música para que pueda llegar al que lo necesita.

“Ocupo esto como un anzuelo para manifestar mi ayuda para otros”./Medios Públicos (I) 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: