El gateo y sus beneficios para el bebé

El gateo y sus beneficios para el bebé
FOTO: serpadres.es

El gateo ayuda a individualizar los movimientos de un lado con otro. Eso significa que hay conexión de los hemisferios cerebrales.

El gateo es un un ejercicio completo que se presenta cuando el bebé tiene entre 8 y 10 meses. Le proporciona la capacidad de desplazarse, familiarizarse con su entorno y entrena su coordinación motora y visomotriz al aprende a calcular distancias.

Sin embargo, Nury Vargas, terapeuta física, señala en el programa Somos Familia que "hay madres y abuelas al cuidado de los pequeños que cuestionan el gateo porque éstos se ensucian y temen que se enfermen y quieren que el bebé camine apenas manifiesta un reflejo".

A esto, la especialista responde que un niño que está en el suelo va a mejorar sus defensas y su desarrollo motor grueso.

El gateo ayuda a individualizar los movimientos de un lado con otro. Eso significa que hay conexión de los hemisferios cerebrales y de las informaciones cruciales para la maduración de las diferentes funciones cognitivas.

“Lo más importante es el desarrollo del patrón cruzado que es la función neurológica que hace posible el desplazamiento corporal en equilibrio del cuerpo humano. Esto significa que si hay una buena conexión desde que el cerebro empieza a desarrollarse en el futuro posibles dolores de espalda, cervicales, brazos y piernas disminuirán.

Vargas lamenta que los padres sean muy apresurados o muy pasivos en esta etapa del infante. El niño debe desarrollar de acuerdo a sus habilidades, pero nosotros debemos permitirle que lo haga. Por eso recomienda poner al niño boca abajo desde que nace.

“Si está dormido y hay temor a la muerte de cuna, hay que estar pendiente de ponerlo de lado, más hacia una posición boca abajo. Cuando despierta también para que su cuello, tronco y brazos empiecen a trabajar”.

La especialista afirma que si le damos un hábito al niño desde que nace no tendremos ningún problema en que gatee. Pero si a los 3 o 4 meses intentamos hacerlo caminar le bloqueamos el patrón flexor.

Al respecto, explica que hay cuatro tipos de posturas en el infante de 0 meses a 1 año. La primera es flexión completa cuando nace. La segunda es de extensión completa cuando estando boca abajo levanta la cabeza y empieza dar giros en su barriguita y patalea.

La tercera es la semiflexión que es la posición de gateo. La última es la posición de pie, cuando todos nuestro esquema corporal ha manejado un buen tono muscular y el bebé está apto para caminar. Medios Públicos (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: