Independiente del Valle lleva Sangolquí al continente

Independiente del Valle lleva Sangolquí al continente
FOTO: EFE

El turismo, la cultura y el comercio marcan el ritmo de Sangolquí, ciudad cuna del "Tumba gigantes", como llaman al club Independiente del Valle, que disputará este 9 de noviembre la final de la Copa Sudamericana contra el argentino Colón de Santa Fe.

Situada a unos 45 minutos de Quito, Sangolquí vio nacer hace 61 años al equipo que, en poco más de una década, ha pasado de las divisiones menores a las continentales e, incluso, a la final de la Copa Libertadores, que perdió en 2016 ante el colombiano Atlético Nacional.

"El equipo no tiene hinchada (grande) porque es nuevo", aseguró a Efe Marco Sandoval, cofundador de club que, no obstante, se mostró orgulloso del aumento paulatino de fanáticos impulsado por los triunfos del club y porque ha demostrado que, más que un equipo de fútbol, es una institución que promueve deportistas y personas de bien para la sociedad.

Y aunque hay muchos ejemplos de ello, sobresale el gesto del equipo cuando donó la totalidad de la taquilla de un partido para los afectados del terremoto de magnitud 7,8 que sacudió la costa ecuatoriana en 2016.

En manjar de los dioses

Con unos 65.000 habitantes, envuelta en una eterna primavera en un valle al este de Quito y a unos 2.500 metros sobre el nivel del mar, Sangolquí agradece su nombre a dos vocablos quichuas: Sango (manjar de los dioses) y Qui (abundancia).

"Sangolquí es el paraíso, gastronomía, turismo, cultura", resumió la alcaldesa de la localidad en el corazón de una ciudad en la que el arte se derrama por sus caprichosas calles, plagadas de historia y tradición.

En lo gastronómico, llegar a Sangolquí es arribar a la tierra del cerdo horneado, del cuy asado y de los alimentos hechos a base de maíz y combinados con otros productos que dan como resultado manjares dulces y salados para todo gusto y ocasión. EFE

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: