Así es la vida en prisión para Lula, a un mes de su detención

Así es la vida en prisión para Lula, a un mes de su detención
FOTO: EFE - archivo

Desde el 7 de abril, Lula permanece recluido en una celda, de 15 metros cuadrados que fue acoplada especialmente para él, ubicada en la Policía Federal en la ciudad de Curitiba.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva cumplió este lunes 7 de mayo su primer mes en prisión, con todos los recursos presentados ante la justicia para su liberación negados.

Desde el 7 de abril, el exmandatario permanece recluido en una celda de la Policía Federal en la ciudad de Curitiba, de 15 metros cuadrados que fue acoplada especialmente para él.

Según un periodista de la revista Veja, citado por la agencia Efe, “El cliente”, como se refieren a Lula sus custodios, se levanta todos los días a las 07:00 y desayuna un café negro con pan y mantequilla mientras ve noticieros en el televisor de su celda.

El artículo asegura que Lula tiene privilegios frente a los otros 20 reclusos que están en las instalaciones como el no tener que seguir los horarios para levantarse. Tampoco tiene horarios para recibir los baños diarios de sol.

El sábado 7 de abril, en medio de decenas de militantes, Lula abandonó la sede del sindicato de los Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo para entregarse a la Policía Federal.

Lea también: Lula anuncia que cumplirá prisión para demostrar que es inocente

A pesar de que Lula permanece solo en una celda, su compañía está en los exteriores de la cárcel. Decenas de militantes, desde el día de su reclusión, lo acompañan en un campamento montado en las cercanías de la sede de la Policía Federal en Curitiba.

La militancia del campamento ‘Lula Libre’ insiste que se mantendrá en el lugar hasta el día en que el expresidente sea liberado. Hace dos semanas, se registró un ataque a tiros al campamento por el que dos personas resultaron heridas, una de ellas de gravedad.

Da Silva fue condenado a 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero.  Se le acusó de recibir un departamento de tres pisos por parte de la constructora OAS a cambio de beneficios durante su gestión.

A pesar de estar en prisión, Lula cuenta con los más altos índices de popularidad para las elecciones presidenciales a celebrarse en octubre.

Su actual esperanza de libertad reside en un recurso presentado ante la Corte Suprema y que será decidido esta semana. La defensa alega que la prisión del exmandatario no podía llevarse a cabo porque los abogados todavía no habían agotado todos los recursos posibles en el tribunal de segunda instancia que le condenó. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: