Mabel, la primera ecuatoriana en celebrar el 10 de Agosto

Mabel Loján junto a su esposo y amigos
Mabel Loján junto a su esposo y amigos
FOTO: Cortesía

Desde 2016, Micronesia es el hogar de Mabel Loján, una doctora manabita que por cuestiones del destino, encontró al amor de su vida después del terremoto del 16 de abril de ese mismo año.

 Ahora, Mabel y Nathan (su esposo) viven su historia en Pohnpei, uno de los cuatro estados que conforman Micronesia, país que se encuentra a 14.572 kilómetros de distancia de Ecuador, en Oceanía.

Mabel es la primera ecuatoriana en celebrar el 10 de Agosto. “ Vivo en el futuro”, bromea. Ecuador y Micronesia tienen una diferencia horaria de 16 horas, lo que hace que la manaba celebre toda ocasión antes que el resto de ecuatorianos.

En este país no existe consulado ecuatoriano. Incluso, cuando viajó a esta nación tuvo que sacar un permiso especial en Estados Unidos para ingresar. Las autoridades migratorias le indicaron que era la primera vez que una ecuatoriana viaja a Micronesia y no sabían cuál debía ser el proceso.

 Mabel conoce a un solo compatriota, Alfredo Erazo, quien es pescador y llega a la isla de vez en cuando.

Para celebrar este Primer Grito de la Independencia, Mabe planea bucear. Luego, junto a su mantel comprado en Otavalo, un cuadro de La Ronda y una rosa ecuatoriana, ella preparará un plato típico que aún no se decide.  

Sopa de quinua o caldo de pata, la manaba se dedica a que su esposo y sus vecinos conozcan la gastronomía de su país. Así fue como conquistó a Nathan. Él es de Estados Unidos, pero ama la comida ecuatoriana.

Lea también: Ecuatorianos en el exterior celebran el Primer Grito de Independencia

A veces es fácil conseguir productos similares a los ecuatorianos, pero otros tan solo los obtiene cuando vuelve a Ecuador o llega su madre a visitarla. En dos ocasiones retornó al país y su madre la visitó el año anterior, momento justo para adquirir provisiones y llevarlas a la isla.

El lunes, Mabel y su esposo tendrán el tradicional ‘lunch club’, donde un grupo de amigos de diferentes nacionalidades se juntan para comer platos tradicionales de cada nación. La ecuatoriana aprovechará para hacer un ceviche. Aunque bromea con sus dotes culinarios y advierte que mejor preparará una bandera. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: