Manabí, tres años después del terremoto

Los manabitas han procurado levantarse del terremoto, incluso por medios propios.
Los manabitas han procurado levantarse del terremoto, incluso por medios propios.
FOTO: Medios Públicos

Transcurridos tres años del terremoto del 16 de abril de 2016 y los habitantes de Manabí han intentado levantarse del impacto del remezón, y también adoptado, como parte de su cotidianidad, la práctica de simulacros y mecanismos de prevención ante desastres.

Las entidades de socorro ya cuentan con protocolos adecuados de búsqueda y rescate. Sin embargo, las técnicas de construcción no han cambiado. 

El cantón Pedernales, el epicentro del terremoto de magnitud 7.8 del 16 de abril de 2016, poco a poco ha logrado resurgir de entre los escombros. En estos tres años el 80% de la ciudad se ha levantado en infraestructura, cambiando incluso la forma tradicional de construir e implementando normas de seguridad y nuevas técnicas.

La unidad educativa bilingüe Antoine de Saint-Exuperi es un ejemplo de nueva construcción. Tras el sismo quedó totalmente destruida y el año pasado fue reconstruida. María Auxiliadora Loor es su rectora.

"Estamos a 4 kilómetros del cantón con una estructura física muy amplia con relación a la de antes. Sus estructuras son sismo resistentes, razón por la cual le da una confianza y más seguridad a los padres de familia y nuestros alumnos se sienten más protegidos", dijo a Pública Fm.

Coincidentemente, el período lectivo 2019 – 2020 iniciará en Manabí un día antes del 16 de abril, y en este plantel la cultura del simulacro y la prevención son una práctica constante de sus 170 estudiantes.

"Ya incluso hemos tenido coincidencia que se ha estado haciendo el simulacro y ha existido un movimiento. Hacemos tal y cual como tenemos separado los equipos, rescate, lo que es barrida, cuales son los puntos de encuentro. Ante esa situación estamos bien", dijo la funcionaria.

Sin embargo, hay casos como el de Vicenta Zambrano Nevares, de 67 años, a quien el terremoto la dejó sin vivienda ni pertenencias. Ante esa circunstancia decidió construir nuevamente su casa sobre los escombros de la anterior, en medio de lo que quedó de dos edificios de hoteles que se derrumbaron. Sabe que el terreno no es seguro, pero que “la necesidad puede más que la razón”.

 "Aquí lo que hicimos fue: como yo tenía mi familia vino un hermano y me regaló 200, el otro me dio 100. Enseguida compramos cemento, de ahí poco a poco hemos ido arreglando. Ahorita estoy con el zinc que esta todo roto. Aunque pobre y algo caídas las casas ahí estamos luchando para vuelta normalizarnos como éramos antes", relató.

Vicenta vive actualmente en el sector de Tarqui, pleno centro del cantón Manta, donde pocas infraestructuras se han reconstruido. A dos kilómetros del sitio se construyó el nuevo corazón comercial de esta ciudad manabita: el denominado “Nuevo Tarqui” donde 1.796 comerciantes que perdieron sus locales utilizan contenedores técnicamente adecuados en módulos e islas para continuar con sus actividades.

Alfredo Vélez, por su parte, dice que fue difícil empezar desde cero, pero que lo más importante son las lecciones aprendidas como la solidaridad y el compañerismo.

"Lo positivo es que nosotros nos hemos aprendido a unir, ver que entre comerciantes unidos somos más. Si nosotros nos desuníamos y nos íbamos de un lado a otro lado entonces no iba a tener la misma resistencia comercial que tiene ahora, porque en realidad ahorita estamos bien consolidados, bien estabilizados", dijo.

Antes del 16 de abril del 2016 las entidades de respuesta y socorro pasaron casi desapercibidas, pues sólo atendían contadas emergencias locales. Pero el día en que ocurrió la tragedia los Cuerpos de Bomberos fueron los primeros en llegar a las zonas del desastre, socorrer a los heridos y en aplicar protocolos que en muchos casos no conocían.

Hace tres años César García era bombero voluntario y por más de 24 días posteriores al terremoto jamás pensó vivir una experiencia a la que considera impactante para su vida: haber rescatado los cuerpos sin vida de cuatro personas y participado en las labores de búsqueda de sobrevivientes.

"Claro, más que todo nosotros dejamos a nuestras familias. En lo personal verifiqué que mi mamá y mi hijo estuvieran a buen recaudo en la casa y no pasara nada. Me fui a cambiar de ropa y a seguir apoyando. Iba en las noches a cambiarme y vuelta regresábamos a colaborar. Esa fue la rutina durante casi 24 días. Y después como vino la búsqueda de los cuerpos comenzamos a ayudar a las personas en las estructuras que estaban afectadas para que recuperaran algo de sus bienes, lo que más se podía", expuso.

 Hoy Cesar es bombero rentado en Manta, cuya compañía la conforman 28 voluntarios y todos hoy ya saben cómo actuar bajo un protocolo definido en temas: pre-hospitalario, búsqueda y rescate hasta asistencia psicológica.

 "A nosotros nos capacitaron bomberos de Quito y Guayaquil. Por la academia que tiene nos respaldaron con los certificados para poder acreditarnos y avanzar a la ciudad de Cuenca donde fue la prueba final que se dio para pasar la acreditación. Después del terremoto ya nos dieron un poquito más de importancia a lo que somos los bomberos para poder estar preparados para una primera intervención y en caso de que se dé nuevamente lo del 16 de abril", indicó.

Por su parte, Theofilos Toulkeridis, doctor en Geología y docente de la Universidad de las Fuerzas Armadas, considera que el país ha cambiado muy poco en cuanto a prevención de los efectos por los sismos.

 "En lo personal, no he visto ningún cambio. Seguimos construyendo vulnerabilidad. Los hospitales de Chone no son sismo-resistentes, no se han realizado los diseños adecuados para la obra ni se usaron los materiales pertinentes", apuntó

 Plantea, por ejemplo, que la academia instale detectores en tierra que pueda prevenir sismos fuertes por sobre los 5 grados hasta tres horas antes de su ocurrencia. Y que, de implementarse, considera que convertiría a Ecuador en referente en materia de alerta temprana a nivel mundial. Aunque señaló que esto costaría entre 2 y 3 millones de dólares. (I) 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: