El mandil de un médico, un símbolo de esfuerzo

En los diferentes hospitales del Ecuador, muchos galenos continúan batallando, en primera línea, contra este mal que hasta el momento ha quitado la vida de cientos de ecuatorianos.
En los diferentes hospitales del Ecuador, muchos galenos continúan batallando, en primera línea, contra este mal que hasta el momento ha quitado la vida de cientos de ecuatorianos.
FOTO: Cortesía

Este martes 7 de abril de 2020, el mundo entero celebra el Día Mundial de la Salud, misma que se enmarca por la pandemia del covid-19, enfermedad que ha contagiado a 1’372.484 personas en todo el planeta.

Mientras el mundo entero se refugia colectivamente para protegerse contra el coronavirus, los profesionales de la salud trabajan por largas horas atendiendo a un número creciente de personas contagiadas por este virus.

En nuestro país, en cada uno de los hospitales, los galenos continúan batallando, en primera línea, contra este mal que hasta el momento ha quitado la vida de cientos de ecuatorianos.

Uno de ellos es la doctora Dayami Martínez, especialista en vigilancia epidemiológica del Hospital Vozandes de Quito, quien sin saberlo se convirtió en parte de una creciente tendencia de galenos que enfrentan día a día al virus del covid-19.

“El mayor sentimiento que tenemos los médicos de Ecuador y del mundo es la incertidumbre por la evolución del covid-19. Tenemos incertidumbre de lo que podría pasar sino se encuentra una cura lo más pronto posible, y también la incertidumbre en los pacientes y sus familiares por la vida de los infectados”, afirmó.

Martínez dijo que en este Día de la Salud no hay nada que celebrar, pues es un momento para solidarizarse con todos los profesionales sanitarios.

“En cada jornada los médicos no solo nos exponemos al contagio de esta enfermedad transmisible, sino a problemas de salud mental. La única forma de mostrar ese reconocimiento como sociedad es seguir las medidas de higiene, específicamente lavado constante de manos y además seguir las normas de restricción, no salir de casa, para lograr contener la expansión del virus", anotó la especialista.

La empatía, un factor determinante
La doctora afirmó que lo más importante en una sala de emergencias o de cuidados intensivos es la empatía con el paciente pues esto sirve para que ellos sepan que se está haciendo el mejor esfuerzo por curarlos.

“La empatía entre el paciente y los médicos, enfermeras o internistas es fundamental, pues esto servirá para transmitir confianza al infectado, confianza de los que se está haciendo para salvarle la vida”, destacó, al tiempo de señalar que otro elemento importante son las decisiones compartidas que hay que tomarlas.

“Hay que informar al paciente, de manera muy profesional, sobre la situación que sucede en su cuerpo con el coronavirus, es fundamental que conozca el objetivo que queremos alcanzar para salvar su vida. De igual manera el apoyo a la familia del paciente es fundamental para que esté tranquila y no entre en pánico”, expresó.

La familia, su principal motor
Dayami Martínez explicó que en su caso, y en el de todos los médicos que están en primera línea combatiendo al covid-19, es fundamental el apoyo de la familia quienes están pendientes a cada momento de su integridad y de su labor con los pacientes.

“Ellos siempre están apoyándonos emocionalmente, al inicio de la pandemia mi familia estaba asustada por mi vida, pero eso ha pasado ya que como profesionales nos cuidamos de todas las maneras para no contagiarnos y contagiar a nuestros seres queridos. Mi familia me ha apoyado más del 100% y los amo mucho”, destacó la especialista, quien aseveró que “si los médicos se enferman, quién cuidará a los pacientes con coronavirus”. Medios Públicos (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: