Una monja ecuatoriana inicia el camino hacia la santidad

El papa Francisco firmó el decreto para llegar a la beatificación de la monja ecuatoriana Rafaela Veintemilla.
El papa Francisco firmó el decreto para llegar a la beatificación de la monja ecuatoriana Rafaela Veintemilla.
FOTO: Archivo / Efe

El papa Francisco aprobó el decreto que reconoce las "virtudes heroicas", primer paso para la beatificación, de la monja ecuatoriana Rafaela Veintemilla Villacís, conocida como Rafaela de la Pasión.

La religiosa fue fundadora de la Congregación de las Agustinas Hijas del Santísimo Salvador.

Francisco firmó ayer, en la audiencia que concedió al prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, Angelo Beciu, varios decretos de causas de beatificación, informó este jueves 8 de noviembre de 2018 el Vaticano.

Rafaela de la Pasión nació en Quito (Ecuador) el 22 de marzo de 1836 y fue encarcelada tras el golpe de Estado que dio su hermano el general Ignacio Veintemilla.

Tras 9 meses de cárcel fue expatriada a Perú donde en 1895 fundó la Congregación de Agustinas Hijas del Santísimo Salvado y murió en Lima el 25 de noviembre de 1918.

Sus restos reposan en el convento Nuestra Señora del Prado de la Ciudad de Lima desde  el 28 de agosto de 1980 y después  de 35 años fue trasladarla a la Iglesia nuestra Señora de la Consolación del  Distrito del Rimac en Lima, el 23 de noviembre del 2015.

Etapas hacia la santidad

El camino hacia la santidad tiene varias etapas: la primera es ser declarado venerable siervo de Dios, la segunda beato y la tercera santo.

Venerable Siervo de Dios es el título que se da a una persona muerta a la que se reconoce "haber vivido las virtudes de manera heroica".

Para que un venerable sea beatificado es necesario que se haya producido un milagro debido a su intercesión y para que sea canonizado, hecho santo, se precisa un segundo milagro obrado "por intercesión" después de ser proclamado beato. / EFE

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: