Policías usan balas de goma contra manifestantes en Hong Kong

Las balas de goma fueron usadas en manifestación contra la Ley de Extradición.
Las balas de goma fueron usadas en manifestación contra la Ley de Extradición.
FOTO: http://www.delabahia.com.ar

La Policía antimotines usó balas de goma y gas lacrimógeno para dispersar a manifestantes en Hong Kong. Las protestas son en contra de la ley de extradición que reforzaría el control de Beijing sobre el semiautónomo territorio.

Al no poder separar a la multitud, las autoridades se vieron obligadas a retrasar el debate de la ley que permitiría enviar a presuntos delincuentes de Hong Kong a China continental para el juicio. Las protestas paralizaron el distrito central de negocios este miércoles 12 de junio de 2019. 

Los manifestantes temen que Beijing abuse de la ley para extraditar a opositores políticos y activistas al continente donde estarían sujetos al sistema de justicia chino que es criticado por activistas de derechos humanos.

La violencia marcó una escalada de la más grande crisis política que ha golpeado a la ciudad en años. Tras la represión policial, un grupo de manifestantes intentó atacar oficinas gubernamentales.

Autoridades de hospital dijeron a la cadena RTHK que 72 personas fueron llevadas al hospital y 2 se encuentran en condición seria. Fotos y videos en redes sociales muestran personas heridas con balas de goma.

Los manifestantes cerraron las principales vías y calles cerca del legislativo y se rehúsan a salir hasta que las autoridades retiren la ley.

En las calles de Hong Kong, la Policía levantó pancartas negras advirtiendo estar preparados para usar la fuerza. Un cañón de agua también fue usado para dispersar a la multitud.

Temor a la pérdida de derechos civiles

“El gobierno solo quiere asustar a los jóvenes [lanzando gas],” dijo Wong Shan, un manifestante de 80 años. “Algunos policías incluso cargaban rifles. A diferencia del enfrentamiento de 1967, nadie ha destruido tiendas. Solo están expresando sus opiniones”, agregó.

“Hong Kong se ha convertido en un lugar peligroso”, dijo Freeman Yim, albañil de 36 años. “Solo imagínate en lo que se convertirá Hong Kong una vez que se apruebe la ley. Todos han salido, sin importar el sector al que pertenezcan”.

Los manifestantes temen que los derechos civiles y libertades, garantizadas a Hong Kong bajo el arreglo “un país, dos sistemas” logrado después de que el Reino Unido devolviera la colonia a China en 1997, se vean afectados bajo la nueva ley. A menudo, China usa delitos no políticos para enjuiciar a sus opositores.

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, indicó que es vital que un nuevo tratado de extradición no viole los derechos acordados tras la salida del Reino Unido, lo que permitió que el territorio mantenga un gobierno local semi-independiente.

“Estamos preocupados por los posibles efectos de estas propuestas, especialmente dado el gran número de ciudadano británicos que viven en Hong Kong,” dijo. / The Guardian (I)

(Traducción de Daniela Jaramillo-Medios Digitales)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: