El ruido en Quito supera los límites  

Cruce de avenidas República y Eloy Alfaro, Quito
Cruce de avenidas República y Eloy Alfaro, Quito
FOTO: Medios Públicos del Ecuador

A diario nos exponemos en Quito a distintos ruidos en nuestras tareas diarias. Bocinas de vehículos, canciones anunciando la venta de gas o el paso del carro de la basura, parlantes que ponen todo tipo de música tratando de llamar la atención de posibles clientes, ayudantes de buses anunciando la ruta y miles de sonidos más.

Según un estudio realizado por el Grupo de Investigación de Entornos Acústicos de la de la Universidad de Las Américas (UDLA), en Quito, una de cada 4 personas están expuestas a niveles de ruido de tráfico. Los índices superan las normas que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según el organismo, los límites son en el día de 65 decibeles y 55 decibeles en la noche.

En la capital estos números exceden hasta en un 25 % en el día y hasta 38 % en la noche. El estudio revela que los sitios con mayores niveles de ruido son el cruce de la avenida Simón Bolívar con la autopista General Rumiñahui, el sector de los túneles y La Marín. Cabe aclarar que este estudio no incluye Calderón, los valles de Tumbaco y San Rafael, ni el nuevo aeropuerto.

El ruido es descrito como un sonido desagradable y molesto, con niveles excesivamente altos que son potencialmente nocivos para la audición. Cefalea, cansancio y mal humor son algunos de los síntomas de que una persona está siendo afectada.

Estar expuestos de forma prolongada a este ruido puede generar varios efectos negativos como desconcentración, perturbación del sueño, problemas cardiovasculares, alteraciones del aparato digestivo, alteraciones del sistema inmunitario e incluso del sistema de reproducción.

Las personas expuestas al ruido constante también pueden padecer de hipoacusia. Comúnmente acuden al médico porque presentan dificultad para oír y entender lo que otra persona le dice, mucho más si es en un ambiente ruidoso.

Si tiene estos síntomas no dude en acudir a un especialista, pero ante todo, tenga en cuenta que la mayoría de ruidos pueden ser disminuidos notablemente, evitando así que la salud de los ciudadanos se vea afectada. Medios Digitales (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: