Trump atribuye a su influencia la 'gran victoria' de las legislativas

La alta participación de votantes en las elecciones legislativas de EE.UU. volvió a mostrar una profunda polarización en el país.
La alta participación de votantes en las elecciones legislativas de EE.UU. volvió a mostrar una profunda polarización en el país.
FOTO: Efe

El presidente estadounidense, Donald Trump, se arrogó este miércoles 7 de noviembre de 2019 personalmente la "gran victoria" en los resultados de las elecciones legislativas del martes 6. Los republicanos mantuvieron en los comicios el control del Senado pero perdieron el de la Cámara de Representantes.

"Aquellos que trabajaron conmigo en estas increíble elección de medio mandato, abrazando ciertas políticas y principios, lo hicieron muy bien.¡Los que no lo hicieron, que digan adiós!", afirmó en una serie de mensajes en su cuenta de Twitter.

"Ayer fue una Gran Victoria, y bajo toda la presión de los medios de comunicación unos medios de comunicación horrendos y hostiles", agregó. En otro mensaje, reiteró sus ataques la prensa, a la que ha llamado de manera reiterada el "enemigo del pueblo".

"A esos expertos y comentaristas que no nos dan el crédito merecido en esta gran Elección de Medio Mandato, recuerden dos palabras - ¡NOTICIAS FALSAS!", recalcó.

Los demócratas ganaron oficialmente los 218 escaños suficientes para lograr la mayoría en la Cámara de Representantes, mientras que los republicanos continúan con el control del Senado con al menos 51 escaños.

En su primera reacción a los resultados, esta madrugada, Trump ya valoró positivamente los resultados.

"Un tremendo éxito esta noche. ¡Gracias a todos!", escribió el mandatario en un escueto tuit.

Barrera al programa político

El mandatario confesó este fin de semana que su prioridad en las legislativas era retener el control del Senado, una cámara que considera clave para impulsar sus prioridades legislativas y sacar adelante a los nominados para su gabinete y para puestos judiciales, que solo requieren la aprobación de ese hemiciclo.

Haber cumplido ese objetivo -con pequeños bonus como la victoria en la gobernación de Florida de su aliado Ron DeSantis- pareció satisfacer a Trump, pero la nueva mayoría demócrata en la Cámara de Representantes supone una notable barrera a su programa político que promete darle muchos dolores de cabeza.

El resultado de los comicios fue, en parte, un mero reflejo de dinámicas geográficas: los escaños clave en la Cámara Baja se disputaban en zonas suburbanas donde Trump es impopular, mientras que la mayoría de los 35 asientos en juego en el Senado se jugaban en áreas rurales que el presidente ganó en 2016.

Aunque los comicios supusieron una clara victoria para los demócratas, la "marea azul" de la que tanto habló la oposición durante casi dos años se quedó a medias, y la alta participación no evitó que las urnas volvieran a reflejar, como ya hicieron hace dos años, la profunda polarización en el país. / EFE

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: