Los antojitos de Cotocollao

El caldo de churos es el más solicitados los fines de semana en el parque de Cotocollao.
El caldo de churos es el más solicitados los fines de semana en el parque de Cotocollao.
FOTO: Medios Digitales

El caldo de churos de doña Petrona Chulli es uno de los favoritos de los comensales en Cotocollao. Este exótico platillo solo se puede conseguir los fines de semana. Desde las 06:30 se sirve calientito en la vereda de la calle Santa Teresa, frente al parque Central.

“Los churos me traen desde Ibarra. Yo les lavo bien, les pongo en la olla para que se salgan las lenguas y cuando ya están salidas se les cocina máximo unos 15 minutitos y ya están listos”, explica doña Petrona mientras atiende la larga cola que se forma en su improvisado local.

La colada cuesta  $ 1,75 para servirse, y para llevar cuesta $ 2. Para los que les gusta los churos solitos también se vende una fundita a $ 0,75 con limón y los que desean le pueden añadir ají molido.

El éxito de este platillo radica en el sabor de la colada, explica su cocinera. “Yo le hago con hueso de chancho, con la harina de arveja y de haba, entonces les gusta mucho el sabor. El ají también es especial, solamente es machucado, así queda bien con los churos”, comenta.

Ella aprendió de sus abuelitas quienes se encargaban de cosechar ellas mismas los churos para venderlos. Ahora ella compra 6 baldes de churos para venderlos los fines de semana. Antes de las 15:00 se termina todo lo que lleva a Cotocollao.

Junto a ella destaca también un puesto de hornado y al otro lado están los famosos motes de Cotocollao que ya tienen más de 30 años de tradición.

Los fines de semana la calle Santa Teresa se llena con puestos de comida ambulante y también con las vendedoras de frutas y legumbres. Es como si se regresara en el tiempo en que Cotocollao era un pueblo. La plaza central sigue siendo el punto de encuentro comercial.

Aída Simbaña también tiene un puesto de comida típica en el que vende de todo. Hay caldo de gallina criolla, yaguarlocro, patitas de chancho, librillo, tortillas con caucara, caldo de 31, papas con cuero, chicha de jora y más delicias.

Su local está ubicado en la calle Vicente López, justo al frente de la iglesia de Cotocollao. Allí encuentra platillos desde $ 2.50, pero doña Aída nos comenta que incluso para los que tengan un dólar se les acomoda un platito. “Les invito a todos que sean bienvenidos a las Delicias de Aída. Aquí les atendemos con mucho amor y el cliente se va muy satisfecho porque les damos hasta la yapita”, señala contenta.

Más abajo, en la calle Lizardo Ruiz se encuentra comida para todos los gustos, desde el pollo asado, el chifa y la pizza, también hay helado, comida típica y uno que otro antojito. Cotocollao es un sitio muy comercial donde los paladares pueden darse gusto.

 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: