Cero Latitud, comunicación alternativa desde Carapungo

Carlos Hidalgo es el director de Cero Lalitud.
Carlos Hidalgo es el director de Cero Lalitud.
FOTO: Foto: Carlos Andino

Cero Latitud es un medio de comunicación alternativo radicado en la parroquia de Calderón, dentro del barrio de Carapungo. Su objetivo es visibilizar las acciones y actividades de las comunidades rurales de Quito.

Para ello cuenta con tres medios: un periódico impreso de circulación mensual gratuita, un periódico digital (www.cerolatitud.ec) y una radio online en donde generan notas positivas sobre el barrio pero también los temas que preocupan como el tráfico, la basura y la inseguridad.

Carlos Hidalgo, director del proyecto comentó que Cero Latitud surgió en junio de 2013. “La idea era tener un medio de comunicación donde la comunidad se pueda empoderar del espacio. Empezamos con un periódico impreso, luego una radio por internet y luego sacamos el portal de noticias”, dijo.

Los vecinos también son reporteros, envían mensajes a través de las redes sociales en los que hacen visible algún problema del barrio, hacen preguntas a los entrevistados y se encuentran vigilantes en temas de corrupción.  

“El público es muy crítico si tienen que decir algo lo hacen directamente, pero eso sí tratamos de que no se use un lenguaje  vulgar y soez. Aquí hay libertad pero siempre con respeto”, señala Hidalgo.

Considera que Cero Latitud es un  puente para que la comunidad se pueda expresar. Resalta que en Carapungo la comunidad es muy activa y está empezando a retomar el tema de las mingas para que el barrio esté más bonito y siempre se encuentre limpio.

“En Carapungo todavía hay ese círculo de moradores que manejan la buena vecindad. Como son manzanas todos se llevan y se conocen, eso es lo que me gusta de acá”, señala.

Aunque él vive en Llano Grande, vivió en Carapungo durante su época universitaria es por ello que tiene un sentimiento especial por este barrio. Dice que es un lugar multicultural pues aquí hay muchos afros, mestizos, y también un gran segmento de la cultura urbana.  

“Es impresionante como caminando por las calles encuentras a gente de Imbabura, de Esmeraldas, Carchi, pero también extranjeros como colombianos, venezolanos y cubanos (…) Esa mezcla social ha generado un barrio diferente. Algo que se puede aprender de Carapungo  es la tolerancia porque es un barrio muy diverso. (I)

 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: