Dos hoteles boutique resaltan las tradiciones de San Marcos

Dos hoteles boutique resaltan las tradiciones de San Marcos

Caminar por la calle Junín, en el famoso barrio de San Marcos (centro histórico de Quito) es una experiencia realmente agradable porque está llena de galerías de arte, museos, y bohemios restaurantes que hacen que este barrio  resalte como un punto cultural de la capital.

Aquí hay dos lujosos hoteles boutique que causan el asombro de los turistas extranjeros y que seguramente muchos quiteños no conocen, se trata del Illa Experiencie Hotel y la Casa San Marcos, que están separados apenas por un muro aunque comparten la misma historia.

La parte original y colonial de la casa fue construida en 1707 por José Jaime Ortíz, mientras que en el ala norte encontramos la parte republicana, construida en el año 1920 por el famoso arquitecto italiano Antonino Russo.

Según la historia que cuenta Casa San Marcos en su página web, esta casona pertenecía a dos hermanos que se empezaron  a pelear por la herencia y decidieron dividirla con una muralla. La actual dueña de la Casa San Marcos decide restaurarla pero manteniendo sus toques coloniales y abrir un hotel boutique.

Estos hoteles boutique tienen una hermosa vista hacia el Panecillo.

Los dueños de la otra parte de la casa también decidieron abrir allí un hotel al que llamaron Illa Experience, en donde se ofrece más que un alojamiento la oportunidad de disfrutar las tradiciones de Quito.

Las experiencias las tenemos son con gente del mismo barrio, la señora Gladys prepara dulces tradicionales como los helados de paila, los higos con queso, en esta temporada de difuntos tuvimos la colada morada con guaguas de pan”, explicó Xavier Rosero, subgerente de este espacio.

Los tres pisos de este hotel están divididos: el primero es el colonial, el segundo el republicano y el tercero el contemporáneo. Cada uno tiene un estilo y una decoración distinta que se está renovando constantemente.

Apenas uno ingresa a este hotel y siente que ha saltado en el tiempo por todas las piezas coloniales que allí se esconden, y mientras uno va subiendo los pisos va caminando hacia la modernidad. Su restaurante y terraza tienen una privilegiada vista hacia el Panecillo que a los turistas les encanta.

Posee 10 habitaciones, 6 luxury, 2 suits y dos master suits que mantienen distintas promociones durante todo el año. Las experiencias que incluye el hotel van dentro del precio de alojamiento, que también incluye otros servicios adicionales como el uso del spa.

Otra de las personas que brinda las experiencias en el Illa Hotel es doña Olguita quien demuestra cómo se trabaja en la técnica del pan de oro, tan usada en las iglesias quiteñas. Otros artistas del barrio enseñan pintura en acuarela, escultura, entre otras cosas.

Rosero destaca que San Marcos es un lugar privilegiado para alojarse en Quito porque está muy cerca de los puntos de interés del centro histórico pero conserva la arquitectura colonial y tranquilidad de los barrios antiguos, donde la vecindad se conoce y donde se puede caminar por la calle sin peligro.

“Me gusta que es un barrio tradicional y familiar donde sales y encuentras niños jugando, personas que están leyendo el periódico y sobre todo los talleres artesanales, galerías de arte y museos que hay. Es un barrio muy tranquilo y cultural”, resaltó. Medios Públicos (I)

 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: