Don José Manuel Baquerizo, la memoria del barrio Centenario

José Manuel Baquerizo vive en El Centenario desde inicios de los 50 y no piensa abandonarlo hasta el último de sus días.
José Manuel Baquerizo vive en El Centenario desde inicios de los 50 y no piensa abandonarlo hasta el último de sus días.
FOTO: Danny Mera | et

A sus 93 años, el doctor José Manuel Baquerizo difruta del barrio Centenario como lo hacía en antaño, por los años 50, cuando se cambió a vivir a este sector de Guayaquil.

Este nonagenario es uno de los residentes más antiguos de la barriada, en la que han vivido diversas personalidades de la ciudad y el país.

El propio Baquerizo fue ministro de Estado, en el gobierno de Camilo Ponce Enríquez (1956-1960).

En su ameno diálogo, este galeno destacó a varios de quienes han sido sus vecinos en los 70 años viviendo en el Centenario, entre ellos a los expresidentes Gustavo Noboa Bejarano yClemente Yeroví, y los exministros de Estado Tito Intriago, Leonidas Ortega, Jaime Nebot Velasco, José Aray, entre otros.

"Además hubo familias de renombre, como los Alvarado, los Aspiazu y también el doctor Juan Tanca Marengo".

Contó que primero alquilaba una casa en la calle Salcedo y luego se compró su actual vivienda, en la calle Rosendo Avilés. Recuerda que el anterior dueño fue Adolfo Gómez Santisteban.

"Este era el barrio donde vivía la gente más conocida de la ciudad. Creo que de las personas conocidas, el único que queda aquí soy yo", dice.

Sobre el estado de la localidad, Baquerizo resalta que "en los últimos años, por ejemplo, el alcalde Nebot, que era residente de aquí, embelleció el Centenario, con la regeneración urbana".

Muchas de las personalidades que vivieron en el Centenario dejaron su huella y ahora su nombre está grabado en las calles de Guayaquil, como por ejemplo Víctor Emilio Estrada, Juan Tanca Marengo, Rosendo Avilés entre otros.

Sobre cómo era el barrio décadas atrás, Baquerizo cuenta que "salíamos a caminar por la zona y nos quedábamos conversando por horas, por aquí era muy seguro. Además, las casas tenían espacios con grandes árboles, como por ejemplo yo que tengo dos palmeras muy altas y un tamarindo. Pero ahora esto se está perdiendo, porque cortan los árboles y construyen otras casas ahí". (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: