Felipe, el niño que cumplió su sueño de vivir en el Centenario

Felipe Leyton compró su primera casa en el Centenario 35 años atrás. En la actualidad tiene 3 propiedades en la zona.
Felipe Leyton compró su primera casa en el Centenario 35 años atrás. En la actualidad tiene 3 propiedades en la zona.
FOTO: Mario Rodríguez | et

Corrían los años 60´, cuando el barrio del Centenario estaba en su apogeo. No se avizoraba cerca que existiría otro sector de mayor plusvalía en Guayaquil y sus cercanías (como en la actualidad están varias ciudadelas en la vía Samborondón).

Era la época en la que crecía el movimiento hippie y The Beatles se tomaban el mundo con su música. Por su parte, entre los guayaquileños ganaba espacio la televisión, con canales locales que de a poco aparecían, como Telesistema (actual RTS), Ecuavisa o Telecentro (actual TC).

En aquellos días, un niño, que para la época no sabía qué estudiaría, se quedaba impresionado por las grandes casas del barrio Centenario. Se trata de Felipe Leyton, actual cirujano plástico que tiene su centro estético ubicado en el sector.

El galeno cuenta que de niño soñaba con vivir en el Centenario, pero que para la realidad económica de su familia esto era imposible.

"Cuando era pequeño, mi tía abuela era ama de llaves de los señores Aspiazu. Los domingos mi papá nos traía donde la tía Florentina Leyton a jugar con los niños ricos y yo siempre soñaba con la casa de los Aspiazu y me decía 'algún día tendré una casa como esta'... y así fue", lanza Leyton, quien actualmente tiene tres propiedades en la zona.

Leyton destaca que pudo alcanzar su sueño después de haberse ido a España a estudiar medicina y recibirse como cirujano plástico. "Ahora, aquí en el barrio Centenario tenemos la mejor clínica de cirugía estética de la ciudad".

Sobre los costos de las propiedades, que están juntas (en Dolores Sucre y Nicolás Augusto González, frente al Liceo Panamericano), el médico dice que pagó por la primera casa "250 millones de sucres, la segunda me valió medio millón de dólares y la tercera $ 300.000".

Sobre el lugar, Leyton resalta que "nuestra cuadra es tranquila, somos buenos vecinos, hay una camaradería. Cuando llegué habían muchas más familias de renombre, algunos se han ido a otras ciudadelas, pero quedan muchos de nuestros viejos".

Entre las familias que más recuerda de la zona están los Aspiazu, los Icaza, los Ortega, los Tanca, "todos muy buenos vecinos. Con seguridad digo que no hay barrio más tranquilo que el Centenario". (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: