Helados de ají, máchica, queso y más solo en Pomasqui

En la heladería Micky se venden, 30 tipos de helado, hechos a mano.
En la heladería Micky se venden, 30 tipos de helado, hechos a mano.
FOTO: Medios Digitales

En plena plaza central de Pomasqui, junto al Santuario del Señor del Árbol se encuentra una heladería familiar que nació hace 20 años y que sigue creciendo gracias a su clientela y su innovación. Se trata de heladería Micky, que al momento cuenta con 30 sabores de helado.

Mora, chocolate, chicle, maracuyá, fresa, uva, naranjilla, entre otras frutas, pero además de los clásicos sabores que se encuentra en todos lados aquí puedes encontrar algunos más exóticos como ají, aguacate, higos con queso, máchica, entre otros.

Catalina Cabezas nos cuenta que los helados son hechos a mano por sus papás. En promedio, elaboran mil helados semanales, de martes a viernes. Pero, en las fiestas de Pomasqui esto se triplica, llegando a preparar hasta 3 mil helados.

Nosotros tenemos mucha clientela de afuera del sector. Vienen de Quito y sus alrededores con sus recipientes térmicos y se van llevando para toda la semana. Igual están visitándonos algunas personas que quieren que les distribuyamos para sus locales. Estamos viendo la factibilidad para hacerlo”, señaló Cabezas.

Heladería Micky empezó en 1999 cuando la madre de Catalina se enfermó. Allí decidieron empezar con este emprendimiento para que ella se entretuviera y de una vez solventara algunos gastos de la casa.

“Teníamos un local pequeño y poco a poco fuimos creciendo con una clientela fija. Mis padres son los que elaboran los helados y entre hermanos y nietos nos organizamos para atender el negocio todos los días”, explicó Cabezas.

El negocio abre de lunes a domingo, de 09:00 a 19:00. Cada helado cuesta $ 0,60. Aquí  también se realiza espumilla de guayaba con frutilla, maracuyá o mora, que se vende desde los $ 0,50 hasta $ 1,30, dependiendo de los aderezos, o si se la quiere con gelatina o helado. 

El helado de higos con queso es uno de los más populares, es como comerte este rico postre ecuatoriano, pero en lugar de un plato usar un palito. El de machica también sabe cómo al que preparaba la abuelita cuando éramos niños. Y el de ají, sí pica aunque solo un poquito. / Medios Públicos (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: