Mane Silva y su diseño funcional y activo de moda

Sus creaciones las encontramos en el barrio La Floresta, en las calles Guipúzcoa E16-112 y Cádiz, en distintas tiendas de Quito y a escala nacional los pedidos los recepta a través de redes sociales.
Sus creaciones las encontramos en el barrio La Floresta, en las calles Guipúzcoa E16-112 y Cádiz, en distintas tiendas de Quito y a escala nacional los pedidos los recepta a través de redes sociales.
FOTO: Carlos Rodríguez / Medios Digitales

Prendas urbanas y funcionales para gente activa y en movimiento, son algunos de los sellos que distinguen las creaciones de Mane Silva, diseñadora ecuatoriana que desde el año 2004 decidió saltar al mercado con la marca que lleva su propio nombre.

Previo a que sus creaciones tomen vida, primero las diseña en papel y lápiz, posteriormente las digitaliza y coloriza. Todo este proceso lo realiza en el taller que también tiene un espacio en donde expone y vende sus creaciones.

Telas fusionadas y puras como el algodón, la seda y los tejidos étnicos, son parte de los materiales que Mane emplea en sus creaciones.

Comenta que también trabaja con tejidos étnicos, mismo que son elaborados en la ciudad de Otavalo, sitio que acoge a una de las culturas más representativas del norte andino de Ecuador.

Lea más: Quito Bike Tours: turismo urbano sobre dos ruedas

El nombre de la marca lo tenía seleccionado desde antes de lanzarla oficialmente al mercado, Mane es un diminutivo de su nombre (Magdalena), que es como la conocen en su familia y su grupo cercano de amigos.

Sus productos los encontramos en el barrio La Floresta, en las calles Guipúzcoa E16-112 y Cádiz, en distintas tiendas de Quito y a escala nacional los pedidos los recepta a través de redes sociales.

En lo referente al barrio La Floresta, considera que el que conserve sus tradiciones la convierte en un localidad que se habita, en el cual sus moradores pueden caminar por las calles con tranquilidad y hacer actividades cotidianas como ir a la panadería, a la farmacia o tomar un café, sin necesidad de salir de su sitio de vivienda cotidiano.

Agrega que la conservación de trabajos tradicionales como carpinterías y herrerías o los que venden chatarras, que en otros barrios no existen como negocio independiente, llama la atención de las nuevas generaciones de artistas que son los nuevos habitantes de este sector. (C)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: