El mercado de Carapungo es un ejemplo para la ciudad

El mercado de Carapungo luce limpio y ordenado por fuera y por dentro.
El mercado de Carapungo luce limpio y ordenado por fuera y por dentro.
FOTO: Fotos. Medios Digitales

Desde el momento en el que los clientes pisan el Mercado de Carapungo se sienten cómodos. Las caseritas los reciben con muchos halagos: “venga mi reina, venga mi amor”, con deliciosos platillos, pero sobre todo en un espacio limpio y ordenado.

En este mercado no hay rastros de basura, tampoco hay vendedores informales que se agolpen en la entrada del lugar o en la vereda. Hace algunos meses los había, pero todos los vendedores se unieron para convertir a este mercado en un ejemplo de la ciudad.

Jazmín Báez, vocal de la directiva de este mercado, nos cuenta que para evitar el desorden tuvieron que organizarse.  “Nosotros estábamos en contra de que se forme un desorden pero no en contra de que vendan porque ellos también tienen familia y necesitan sobrevivir”, señaló.

Lo que hicieron fue construir una plataforma detrás del mercado para reubicar a todos los vendedores informales en la misma. Al momento existen más de 80 puestos en el lugar. Mientras que en el mercado hay 120 puestos más.

Jazmín Báez vende carne en el Mercado de Carapungo.

“Esto fue la lucha de nosotros y de la unión. Nos unimos por primera vez y dijimos hay que resolver este problema y lo hicimos”, explicó Báez quien tiene un puesto de carne en el mercado.

En vista de que la policía metropolitana no vigilaba de manera constante el mercado, la directiva contrató tres guardias privados para que controlen la situación. En el momento en el que veían algún vendedor informal avisaban a los del mercado. También implementaron un sistema de pitos por área que hacían sonar cuando había algún vendedor.

“En ese momento todos los vendedores del mercado salíamos para explicarles que estaba prohibido vender afuera y les invitábamos a formar parte de la nueva plataforma dentro del mercado”, señaló doña Jazmín.

Estaban en contra de la violencia, por eso no permitían que a los informales se les trate mal, más bien generaban un diálogo. Algunos reaccionaban con violencia y les insultaban, otros se negaban a dejar la vereda aduciendo que allí vendían más.

En esta plataforma se reubicaron los vendedores informales que se ubicaban fuera del mercado de Carapungo.

“Les explicamos que estábamos a favor de que ellos vendan pero en orden porque no queríamos que pase lo que sucedía en otros barrios (…) Nos llevó un trabajo de tres semanas de estar dejando el puesto y saliendo constantemente a hablar con la gente. Les explicábamos que en la plataforma se podían colocar bajo techo, para cubrirse del sol o de la lluvia, e incluso tenían  un baño”.

“Cuando las cosas se hacen con amor y con el respeto que se merecen, entonces salen bien”, destaca la líder de este mercado, que fue una de las que más empeño puso para mantener el orden en el lugar.

Aquí te va un programa para ti… #ElFamosoBarrioDe... | El Mercado de Carapungo episodio de El Famoso Barrio De... https://open.spotify.com/episode/5IfpI1QyqwI7RsI1iiCWtx?si=hnp7_XRiTfq1WqGqJnQrZQ

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: